Descansa, tus riñones lo agradecerán

¿Por qué es importante el descanso en la enfermedad renal?

Por desgracia, solemos darle menos importancia a un adecuado descanso, sobre todo nocturno, de lo que quizá merece, y es que a la vista está que generalmente preferimos quedarnos trabajando, por ejemplo, pensando que así seremos más productivos, cuando en realidad estamos generando el efecto contrario. Concretamente, en la enfermedad renal crónica se da una reducción en la duración y calidad del sueño, incluso en las primeras etapas, donde los trastornos del mismo están presentes en la mitad de esta población.

¿Qué efectos negativos puede tener un mal descanso?

Ciertos trastornos del sueño tendrían un efecto negativo sobre nuestro cerebro, generando, entre otros, falta de atención, menos productividad en el trabajo, accidentes de tráfico, peor calidad de vida por estrés, mayor uso de antidepresivos… siendo algunos factores contribuyentes el síndrome de piernas inquietas, un bajo estado de ánimo, dolor o picazón, por ejemplo. Además, tienen más probabilidades de padecerlos aquellas personas de edad avanzada, de sexo masculino, con sobrepeso u obesidad, que fuman y/o que tengan diabetes. No obstante, la diálisis está asociada con un peor descanso en comparación con el trasplante, debido a la atención que debemos tener respecto a ella durante la noche.

Trastornos del sueño y ejercicio en enfermedad renal

 

Pincha en este enlace si quieres saber porqué debes entrenar durante la diálisis.

¿Y sobre las analíticas?

A largo plazo, esta falta de descanso desembocaría en un mayor riesgo de enfermedad y mortalidad cardiovascular, sobre todo en aquellos sujetos con enfermedad renal en estadios avanzados y diálisis, siendo este riesgo incrementado, en parte, por la posible aparición de otro tipo de complicaciones asociadas como la apnea obstructiva del sueño. Por otro lado, y respecto a como se reflejaría esta falta de sueño en las analíticas, algunos factores relacionados con la función renal, como la creatinina o la urea, podrían verse alterados, viéndose aumentado, además, el riesgo de anemia, por ejemplo..

No te pierdas este artículo de nuestro blog si te interesa saber cómo el ejercicio físico, tanto de fuerza como de resistencia, puede mejorar tus analíticas.

¿Qué puedo hacer para mejorarlo?

Finalmente, es lógico preguntarse que soluciones podrían favorecer nuestro descanso, y es que, aunque en la enfermedad renal crónica no existe evidencia consistente respecto a ello, algunas técnicas como el ejercicio, la acupuntura, las técnicas de relajación o la educación sobre la higiene del sueño podrían ser efectivas, sobre todo esta última. Sin embargo, en el caso del ejercicio, un reciente estudio ha demostrado que entrenar la fuerza durante 3 meses mejoraría la calidad y cantidad del sueño, perfiles inflamatorios y diferentes biomarcadores relacionados con la función cardiovascular, además de incrementar los niveles de fuerza de personas con hemodiálisis, por lo que podría ser considerada como un estrategia factible para resolver dicha problemática.

Por todo esto, y si decides empezar un programa de entrenamiento, no dudes en contactar con el equipo Trainsplant, nosotros nos ocuparemos de analizar tu caso y poder ayudarte a cumplir tus objetivos.

Contacta por email si quieres hacernos alguna consulta o conecta con nosotros en Facebook o Instagram.

 

Referencias

  1. Natale, P., Ruospo, M., Saglimbene, V. M., Palmer, S. C., & Strippoli, G. F. (2019). Interventions for improving sleep quality in people with chronic kidney disease. Cochrane Database of Systematic Reviews, (5).

  2. Corrêa, H. L., Moura, S. R. G., Neves, R. V. P., Tzanno-Martins, C., Souza, M. K., Haro, A. S. et al. (2020). Resistance training improves sleep quality, redox balance and inflammatory profile in maintenance hemodialysis patients: a randomized controlled trial. Scientific Reports, 10(1), 1-10.

Category
Tags

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.