Prevenir la enfermedad renal crónica con ejercicio físico

Puedes prevenir y tratar la enfermedad renal crónica con un estilo de vida saludable

Pese a que la mayoría de veces únicamente valoramos dentro del espectro de una enfermedad su tratamiento con fármacos, llevar un estilo de vida saludable se asocia con una menor incidencia de las mismas, y concretamente de la enfermedad renal crónica. Además, este estilo de vida sería fundamental para prevenir la aparición de la enfermedad renal crónica, algo que no solemos valorar, y es que como dice el refrán: “hasta que no le vemos las orejas al lobo”…

Factores relacionados con la prevención de la enfermedad renal crónica

Como muchos sabréis, el hecho de padecer diferentes enfermedades como hipertensión, diabetes mellitus tipo 2, dislipidemia (colesterol elevado) o síndrome metabólico (del que trata en este artículo sobre el síndrome metabólico y el ejercicio físico)  incrementa las probabilidades de padecer enfermedad renal crónica.

Además, estas patologías se encuentran impulsadas por factores íntimamente relacionados con nuestro estilo de vida como el consumo de alcohol, la falta de ejercicio físico, fumar o llevar una mala alimentación, aumentando también, como puede ser obvio, la probabilidad de sufrir enfermedad renal crónica. Sin embargo, existen ciertos comportamientos, como mantener unos niveles de actividad física altos y pasar poco tiempo sentado que, independientemente de otros factores de riesgo, parecen reducir la prevalencia de tener enfermedad renal.

Proteinura y estilo de vida saludable: relacción

El hecho de adherirse a más factores relacionados con un estilo de visa saludable, se asocia con un menor incidencia de proteinura y, por tanto, de disfunción renal.

Acciones para reducir este riesgo en la enfermedad renal crónica

Otro de los factores importantes, tal y como se ha mencionado más arriba, sería llevar una dieta de calidad, pero…¿a qué nos podemos referir con eso?. Pues bien, esto podría referirse de forma general a evitar un alto consumo de grasas animales, de sodio o refrescos, los cuales se asocian con una función renal reducida. Por tanto, y uniendo esto con lo anterior, dos factores importantes a tener en cuenta para reducir el riesgo de disfunción renal serían la realización de ejercicio físico y, además de seguir una dieta de calidad, el hecho de cenar pronto.

Para finalizar y concretando un poco más, un estudio realizado con adultos y adultos mayores ha demostrado que seguir un estilo de vida saludable traducido como no fumar, no tener sobrepeso, tener un consumo moderado de alcohol, realizar ejercicio de forma regular y comer bien, pueden reducir las probabilidades de padecer enfermedad renal crónica en casi un 40%, casi nada…

Por todo ello, si decides empezar con un programa de ejercicio físico y nutrición (lee nuestro artículo sobre los beneficios del entrenamiento personal) con el objetivo de mejorar tu salud y la de tus riñones, no dudes en contactar con el equipo Trainsplant, nosotros nos ocuparemos de analizar tu caso y poder ayudarte a cumplir tus objetivos.

Contacta por email si quieres hacernos alguna consulta o conecta con nosotros en Facebook o Instagram. También puedes contactar mediante el formulario de nuestra página de contacto.

 

Referencias

  • Wakasugi, M., Kazama, J. J., Yamamoto, S., Kawamura, K., & Narita, I. (2013). A combination of healthy lifestyle factors is associated with a decreased incidence of chronic kidney disease: a population-based cohort study. Hypertension Research, 36(4), 328-333.
  • Michishita, R., Matsuda, T., Kawakami, S., Tanaka, S., Kiyonaga, A., Tanaka, H. et al. (2017). The association between changes in lifestyle behaviors and the incidence of chronic kidney disease (CKD) in middle-aged and older men. Journal of Epidemiology, 27(8), 389-397.

 

 

Tags

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.