Tras una operación que se complicó Suevia sufrió un paro cardíaco que le llevó a un coma durante 1 mes, a partir de ahí fue le diagnosticado un síndrome hemolítico urémico que le produjo una insuficiencia renal irreversible. Tras 3 años en diálisis llegó el trasplante.

Lo más complicado de vivir con el diagnóstico de enfermedad renal crónica

Suevia nos responde a esta pregunta: quizás lo más complicado del proceso ha sido aprender a convivir con ciertas limitaciones, hacerlas parte de tu día a día, superar múltiples obstáculos, lidiar con el miedo, aceptar y asumir que te estas perdiendo una parte de tu vida, en mi caso la infancia-adolescencia. Pero como todo en la vida lo realmente importante no es lo que te pasa, si no lo que haces con ello.

Yo he sacado un aprendizaje tremendo, la perseverancia, la constancia, la fortaleza y la independencia entre otras son capacidades que he desarrollado durante el proceso. Aprendes a amar la vida, a absorber cada trago como si fuese el último,  y el cuidado de la salud se convierte en tu  máxima prioridad. El agradecimiento por disfrutar de un nuevo día es parte de la rutina… 

¿Cuándo y por qué te decides a empezar a realizar ejercicio con insuficiencia renal?

Hace unos 5 años sufrí un proceso de estrés brutal que me llevo a estar fuera de juego durante 1 año. Cuando empecé a salir del pozo mi cuerpo no respondía: los dolores musculares y de articulares, la fatiga, problemas digestivos y el malestar general me acompañaban a toda hora, así que comencé una búsqueda para intentar subsanar el problema y mejorar mi calidad de vida. Fue en aquel entonces cuando conocí a una doctora extraordinaria, fue ella quien me recomendó el ejercicio de fuerza y me habló de los beneficios que podría reportar a mi salud

¿Qué te ha aportado Trainsplant?

Un cambio en mi calidad de vida

Al poco de comenzar con los éntrenos los dolores musculares y articulares comenzaron a remitir, a fecha de hoy la fatiga se ha ido, han mejorado los procesos digestivos, duermo fenomenal, mis analíticas están genial, he desarrollado masa muscular, y todo ello se traduce en vitalidad, un mayor bienestar físico-mental, en resumen,  en una calidad de vida magnífica.

A todo esto, debo añadir que TRAÏNSPLANT me ha inyectado ilusión, pasión por el ejercicio físico. No concibo mi vida sin éntrenos.

(¡Tenemos que añadir que cuando leímos este párrafo se nos llenaron los ojos de lágrimas!)

¿Es fácil entrenar con enfermedad renal cróncica?

Nos  contabas en los entrenos, que habías tenido malas experiencias con el ejercicio antes de empezar con Trainsplant, ¿Cuéntanos que pasó?

Pues haciendo caso a las recomendaciones de la doctora me busque un entrenador para comenzar con el ejercicio de fuerza. Les comenté mi caso y aseguraron poder entrenarme sin problemas. Cada entreno se convirtió en un suplicio, en un sufrimiento tremendo, las agujetas eran tan insoportables que tardaba 1 semana en recuperarme, a eso puedo añadir los vómitos, mareos  etc. En cuanto manifesté mi preocupación por la situación la respuesta del entrenador fue que yo no estaba hecha para el ejercicio. Os podéis imaginar el shock emocional, a parte del malestar físico que venía arrastrando desde el comienzo de los éntrenos. Afortunadamente la perseverancia, y la constancia que me ha regalado la vida con el proceso de mi enfermedad, me permitió no tirar la toalla, seguir buscando, y como un Ángel caído del cielo apareció Traïnsplant. 

Crees  que es importante que el entrenador esté especializado en este tipo de patologías a la hora de entrenar? ¿Por qué?

Lo considero imprescindible, como os he contado anteriormente a mí me ha supuesto un sufrimiento físico y mental tremendo el entrenar con personas que desconocían mi patología, y por ello enfocaban mis éntrenos exactamente igual que el de una persona sin ninguna problemática de salud. Lo cual me causo bastantes trastornos, y me supuso un empeoramiento en lugar de una mejoría. Esto te lleva a una frustración brutal, y aun que no fue mi caso, estoy segura que otras muchas personas hubiesen tirado la toalla, perjudicando su salud.

Por ello es vital que el entrenador esté especializado en la patología que padeces. 

¿Qué consejo o recomendación darías a otro enfermo crónico o recién diagnosticado?

Tras 30 años de trasplante lo que he aprendido es que debes de ser pro-activo en la búsqueda de tu salud. Ojalá yo hubiese tenido a Traïnsplant cuando comenzó mi enfermedad renal. El proceso en diálisis hubiese sido mucho más llevadero y, estoy segura, mi cuerpo estaría en mejores condiciones a la hora de recibir el trasplante. 

Ahora bien, no debemos dar por supuesto que el trasplante es la solución mágica, y que ahí, se acabó. No, ahí empieza otra etapa del camino, una segunda oportunidad, y de ti depende como quieres vivir esa oportunidad, si a medio gas o con la bombona llena. 

Para ello la alimentación y el ejercicio físico son imprescindibles, sin esos dos pilares irás siempre cojo, y créeme, caminar con una cojera se hace duro. Sobre todo, cuando tienes a tu alcance los medios para poder remediarla. Sin duda tanto si estas trasplantad@, o estas en diálisis abonar el terreno para que tu salud siga mejorando es la mejor inversión que se puede hacer.

Entrenar con Traïnsplant, es garantía de mejoría, y bienestar, un cambio de paradigma. Si aun no te has decidido, no te lo pienses, tu cuerpo te lo agradecerá enormemente, y por extensión tu mente.

(Qué orgullo cuando una entrenada nos dedica estas palabras)

Tags

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.