Hoy os traemos la historia de una de nuestras entrenadas, Gema, porque su historia es como la de muchos de vosotros… y es que a veces en lo cotidiano hay historias que nos inspiran. Y lo hacemos a traves de una entrevista, ahí va:

¿Cuéntanos un poco sobre tu enfermedad renal crónica?

Bueno, la enfermedad me la detectaron con 8 años porque tuve una subida de tensión muy alta y entré en coma durante 15 días.

 A partir de ahí me convierto en una paciente renal crónica, hasta que a los 29  años mis riñones se cansaron de trabajar… Comienzo a hacer hemodiálisis durante tan solo 8 meses y aparece mi “ ansiado” riñón. Los 6 primeros años todo va muy bien hasta que se produce un rechazo, me lo controlan, y en total, este primer riñón me dura casi 20 años. Otra vez diálisis, esta vez peritoneal, y en tan solo un año vuelven a llamarme. Nuevo trasplante, justo unos meses antes de la pandemia, y al año y medio de nuevo rechazo. 

Ahora mismo sigo con mi segundo riñón funcionante y espero que me dure, por lo menos, como el primero!! 

¿Qué te llevas «bueno y malo» de estos años conviviendo con tu enfermedad?

Pues malo que no me ha permitido viajar y tener tanta libertad como me hubiera gustado. Aún hoy tengo esa sensación.

Y bueno, pues que bastantes veces en la vida me he encontrado a gente muy empática que ha entendido mis limitaciones, las cuales a veces, me hacen sentirme en desventaja con respecto “ al grupo”.

¿Cuándo y por qué decidiste empezar a realizar ejercicio?

Pues por algo muy sencillo: había pasado un  año de mi segundo trasplante y subía las escaleras de mi casa, vivo en un primero sin ascensor, como si tuviera 20 años más de los que tengo, de una en una y agarrada a la barandilla, y para bajar la misma operación.

Entonces me dije: “ esto no puede ser, tengo que hacer algo”.  Busqué en internet gente que entrenará a trasplantados renales, y por fortuna, apareció en Google Trainsplant.

¿Qué te ha aportado Trainsplant?

Uff, ¡muchísimas cosas! 

En primer lugar, mi condición física ha mejorado como un 200 por 100, o más. No sabría cuantificarlo en números. Yo no había hecho deporte de forma regular nunca, y ahora estoy deseando entrenar.

 Por otro lado, Trainsplant ha abierto una bocanada de aire fresco en mi vida: conocer gente en mi situación personal, y me doy cuenta que no soy “un bicho raro”; nuevos retos, como el #retazo 2021; nuevos horizontes… siento que me han dado esperanza. 

¿Qué consejo o recomendación darías a alguien que está pasando por tu misma situación o le han comunicado recientemente la enfermedad?

Pues en primer lugar, que tenga mucha paciencia, que no se desanime, que pida ayuda a familiares y amigos, siempre que sea posible, pero sobre todo, que saque fuerzas físicas y mentales para transitar por un camino que es largo y pedregoso

El mayor aliado en la enfermedad es uno mismo, y a veces las fuerzas decaen.  Tengo que reconocer que  Trainsplant llegó en el mejor momento para mí, después de tantos años de lucha, muchas veces sola, me dieron fuerza de nuevo.

A veces necesitamos que otras personas, a las que no conocemos, nos enseñen lo que nosotros no vemos.

Tags

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.