La importancia de una buena comunicación en la poliquistosis renal